Dos nens amb barrets de Pare Nadal i amb regals,

Pronto los peques de la casa harán la carta a los Reyes Magos. Seguro que será una carta con muchos regalos! A la hora de escoger juguetes, podemos intentar que haya regalos con «vista». Es decir, juegos y juguetes que estimulen la visión de los niños.

Es verdad que, a según qué edades, los niños y niñas no se dejan aconsejar. Pero en el caso de bebés o niños pequeños, la decisión final aún pasa por los padres y madres. En los primeros meses de vida (hasta los tres meses aproximadamente) los juguetes deben tener colores vivos y llamativos. Los bebés aún tienen visión binocular y este tipo de juguetes son los que mejor se adaptan a sus necesidades visuales.

A partir de los 4 a los 6 meses, juegos que ayuden a los bebés a desarrollar la coordinación mano-ojo. Como por ejemplo cubos apilables o piezas para encajar y con formas geométricas. A partir de los 3 años los puzles y rompecabezas estimulan y mejoran la percepción y la memoria visual de los niños y niñas.

Juegos como el “memory” tamién mejoran la memoria visual. Fijarse en los detalles, recordar dónde estaba cada pieza… Para niños y niñas algo más mayores los crucigramas o «encontrar las diferencias». Con estas actividades potenciamos la percepción, agilidad, memoria visual…

Si aún no habéis hecho la carta a los Reyes Magos, aprovechad para incluir algunos de estos juguetes y juegos. Y sobretodo… ¡jugad mucho con los peques de la casa!

Rafat Casafon Oftalmòlegs realizan una serie de recomendaciones para protejer nuestros ojos del frío.

Durante los meses de frío debemos cuidar nuestra salud ocular. En invierno los ojos también están expuestos a la luz solar pero además sufren los efectos del viento, el frío y un ambiente seco provocado por las calefacciones y las estufas. Proteger nuestros ojos del frío es importante!

El problema más habitual es la sequedad ocular. En el trabajo o en casa ponemos la calefacción. Mantenerla a una temperatura adecuada (entre 22 y 24 grados) y usar humidificadores de ambiente son dos medidas que nos pueden ayudar a prevenir la sequedad de los ojos.

Si practicamos deportes al aire libre -como esquiar, ciclismo o running- proteger los ojos es muy importante. Usar gafas adecuadas son un complemento tan básico como las bambas, los esquíes o la bicicleta. Protegen los ojos del sol, el viento e impiden que nos entren partículas que el viento pueda arrastrar. En caso del esquí, las gafas son imprescindibles ya que la nieve actúa como espejo de la luz solar.

Parpadear con frecuencia y ponernos lágrimas artificiales pueden ser dos maneras para aliviar la sequedad que el frío provoca en nuestros ojos. En caso de la sequedad persista o si provoca más molestias, lo más recomendable es visitar al oftalmólogo. Así descartamos alguna patología más grave y podemos aplicar un tratamiento adecuado.

Aparell que serveix per mesurar la diabetis.

La diabetes es una enfermedad que produce un desajuste metabólico provocando altos niveles de glucemia que pueden deteriorar los vasos sanguíneos que irrigan la retina.

Algunas de las complicaciones oculares de la diabetes son la retinopatía diabética, glaucoma neovascular, edema macular, desprendimiento de retina, cataratas, hemorragias retinianas

Por eso es aconsejable que las personas diabéticas se hagan revisiones oftalmológicas completas de manera periódica. Una revisión puede detectar y prevenir patologías oculares a medio y largo plazo.

Destacar que con un tratamiento precoz podemos evitar la progresión de la retinopatía diabética en un 90%.

La obesidad, el colesterol, fumar y llevar una vida sedentaria son algunos de los agravantes de esta enfermedad. Por lo tanto es importante controlar estos factores.

Dos de cada tres pacientes diabéticos consultan demasiado tarde a su oftalmólogo; ya que en etapas iniciales no da ningún síntoma. Y cuando éstos se presentan el daño ya puede ser irreversible.

Desde Rafat Casafont Oftalmòlegs os aconsejamos seguir controles anuales con vuestro oftalmólogo. Y, en caso de personas diabéticas, habrá que establecer una periodicidad que se adapte a cada paciente.

Cesto lleno de setas.

Con la llegada del otoño; los bosques se llenan de setas… y de aficionados a cogerlas. Coger setas es una actividad que puede hacerse en familia o con amigos. Una actividad lúdica que, si no tomamos precauciones puede ser una actividad de alto riesgo para nuestros ojos.

Durante la temporada de setas aumentan de manera significativa las urgencias oftalmológicas. Es muy fácil que una rama que nosotros no vemos o que nuestro compañero que camina delante nos «rebote» nos de un golpe en los ojos. Nos puede provocar una herida en la superficie de la córnea.

Estas heridas, aunque pequeñas, cuestan mucho de cicatrizar. Además se pueden infectar y, a menudo, se vuelven a abrir (úlcera recidivante).

En caso de lesión en el ojo -aunque las molestias no sean aparatosas- hay que visitar al oftalmólogo para determinar la gravedad y el posible tratamiento.

 

Mujer con dolor de cabeza.

Los problemas de visión pueden causar dolores de cabeza. Y, los dolores de cabeza recurrentes también pueden llegar a suponer problemas de visión. Dolores de cabeza y mala visión están relacionados.

Un claro ejemplo es el dolor de cabeza alrededor de los ojos y la frente. Normalmente, este dolor de cabeza se produce porque contraemos la musculatura de los ojos. Y esto lo hacemos cuando hay algún problema de visión (miopía, astigmatismo…) Entonces contraemos los músculos de los ojos para intentar enfocar mejor. Si llevamos gafas y sufrimos este tipo de dolor de cabeza (concentrado alrededor de los ojos) puede que necesitemos revisar la graduación que necesitamos. De hecho, si tenemos algún problema de visión, es recomendable hacernos una revisión anual.

Otro caso es la migraña oftálmica. En este caso, el dolor de cabeza puede provocar alteraciones visuales como destellos, visión borrosa o puntos ciegos en el campo visual. Estos dolores de cabeza no tienen una causa concreta. Pueden estar provocados por cambios hormonales, estrés, reacciones a alimentos o medicamentos, ansiedad o falta de sueño.

Sea cual sea nuestro caso; es importante visitar al oftalmólogo que valorará la posible causa y prescribirá el tratamiento adecuado.

 

Imagen de unas gafas encima del teclado de un ordenador portátil.

Volvemos de las vacaciones descansad@s y con las pilas cargadas. Ponernos delante del ordenador otra vez durante la jornada laboral puede suponer un sobre esfuerzo para nuestros ojos. Irritación, cansancio visual, sequedad… Después de las vacaciones toca cuidar de los ojos en la oficina.

Para evitar estas molestias, os dejamos unos consejos muy fáciles!

1.- Evita los reflejos. A lo mejor la pantalla del ordenador está colocada en una posición donde la luz provoca incómodos reflejos. Para evitar-los, procura que no haya fuentes de luz periféricas. La posición ideal para la pantalla del ordenador es de manera perpendicular a las ventanas.

2.- La distancia y altura de la pantalla. Seguro que ya sabes que la pantalla debe estar situada un poco por debajo de la línea de los ojos y a una distancia de 40-50cm… ¿Pero realmente lo cumples? Aprovecha la vuelta al trabajo para hacer reestructuración de tu espacio laboral!

3.- Parpadea. Parece obvio, verdad? Si trabajas muchos ratos delante del ordenador o de una pantalla, es imprescindible parpadear muy a menudo. Este pequeño gesto ayuda a mantener hidratados nuestros ojos. Este pequeño gesto ya es el primer paso para cuidar de nuestros ojos en la oficina.

4.- Descansa. Lo ideal es hacer pausas de 10-15 minutos cada dos horas. Otra manera para relajar brevemente nuestra visión es desviar la mirada de la pantalla cada 20 minutos. Así cambia el enfoque de nuestros ojos.

5.- Ajusta la resolución. Las pantallas permiten ajustar los colores,  el brillo… Calibra la pantalla de tu ordenador de manera que tengas comodidad visual.

Cinco hábitos bien sencillos que puede ayudar a tus ojos a volver a la rutina laboral!

Poner gotas en los ojos.

En el post anterior de nuestro blog os hablábamos de la conjuntivitis y su tratamiento con colirios. Poner gotas en los ojos parece fácil; pero hay que ponerlas bien para que penetren correctamente.

Os explicamos algunos consejos para poner gotas en los ojos en 7 pasos bien sencillos:

1.- Lavarnos bien las manos antes de aplicar el colirio. Así evitaremos la entrada de bacterias en la mucosa ocular y en el propio colirio.

2.- Inclinar la cabeza hacia atrás y mantener la mirada arriba mientras bajas el párpado inferior creando el espacio donde debe caer la gota de colirio.

3.- Una vez ha caído la gota, hay que parpadear suavemente. Así el colirio se reparte mejor por toda la superficie ocular.

4.- Normalmente la dosis suele ser de una gota. Pero si caen dos no hay que alarmarse. No es peligroso ni perjudicial.

5.- Si fuera necesario, limpiar el exceso de colirio con un pañuelo limpio.

6.- En caso de administrar más de un tipo de gota; es importante dejar pasar unos 5 minutos entre cada colirio.

7.- Para acabar, limpiar bien el dosificador. Así evitaremos que queden restos de producto. ¡Y listo para la próxima dosis!

Desde Rafat Casafont Oftalmòlegs esperamos que estos pequeños consejos os sirvan a la hora de aplicar colirio!

Conjuntivitis.

Una de les afecciones oculares más comunes en verano es la conjuntivitis irritativa. La conjuntivitis es la inflamación de la conjuntiva. La conjuntiva es una membrana muy fina transparente que recubre la parte del globo ocular y la parte interna de los párpados.

De conjuntivitis hay de diferentes tipos; pero la más habitual en esta época del año es la irritativa. El agua de las piscinas contiene productos químicos que pueden ser muy irritantes para nuestros ojos. El síntoma más común son los ojos rojos. Además de picores, escozor, sensación de cuerpo extraño, inflamación de los párpados, lagrimeo…

La conjuntivitis irritativa acostumbra a resolverse cuando dejamos de estar en contacto con la causa irritante. Podemos ayudar a que las molestias sean menores y se resuelva más rápidamente lavando bien los ojos y utilizando lágrimas artificiales. Si, pasados unos días las molestias persisten, lo más recomendable es visitar al oftalmólogo. Así podrá valorar el caso y, si fuera necesario, iniciar un tratamiento con colirios antiinflamatorios o lo que fuera necesario.

Para evitarla, desde Rafat Casafont Oftalmòlegs os aconsejamos usar gafas de agua para la pisicina. Y gafas de buceo para la playa. ¡Una buena protección es el primer paso de una prevención eficaz!

 

Noi i noi practicant piragüisme.

El verano es sinónimo de mar, playa, piscina, río, montaña… y un montón de actividades para disfrutar del aire libre y la naturaleza y para hacer deporte. Pero debemos tener en cuenta que durante el verano nuestra piel y nuestros ojos están más expuestos. Por eso debemos tener cuidado con nuestros ojos. Para evitar lesiones, golpes y la radiación solar. ¡Una buena protección es vital!

Llevar gafas de sol de calidad es prioritario a la hora de practicar deporte al aire libre. Ya sea kayak, piragüismo, senderismo, pádel-surf… Desde Rafat Casafont Oftalmòlegs os recomendamos comprarlas en una óptica; donde un profesional os asesorará sobre las gafas que mejor se adapten a vuestras necesidades.

A la hora de practicar running o senderismo un buen consejo es llevar una toalla de mano para secarnos el sudor. A menudo acostumbramos a hacer el gesto de secarnos el sudor con el brazo o las manos. No somos conscientes de que unas manos sucias pueden provocarnos infecciones oculares.

Y, evidentemente, gafas de agua tanto en la piscina como en la playa. Una exposición continuada al cloro nos deja los ojos rojos y doloridos. En la playa es aconsejable limpiarnos las manos de arena o restos de crema solar antes de tocarnos los ojos.

Chico con gafas buceando en una piscina.

Con la llegada del calor estamos más animad@s, con ganas de hacer un montón de cosas: playa, piscina, tomar el sol, cenas con amigos… Precisamente en verano debes cuidar de tus ojos. Las altas temperaturas, el sol, la sequedad… Y, sobretodo, el cloro de las piscinas son algunos de los factores que pueden afectar a nuestros ojos.

Las gafas de sol son básicas; sobretodo en las jornadas en la playa y la piscina. Incluso si estamos debajo del para sol o a la sombra es imprescindible llevarlas puestas. Las gafas de baño tampoco pueden faltar en la bolsa!! Para la playa y la piscina deben ser unas «compañeras» casi obligatorias; sobretodo para l@s peques de la casa.

El aire acondicionado de restaurantes y locales también puede afectar a nuestros ojos; pudiendo provocar molestias por sequedad. Aplicarnos un colirio lubricante (lágrimas artificiales) puede ser una buena opción para evitar molestias o problemas posteriores.

Lavarnos las manos antes de tocarnos los ojos, sobretodo si las tenemos sucias de crema solar o arena.

Protege tu mirada, cuida de tus ojos… ¡Y no te perderás ninguna aventura estas vacaciones!