Conjuntivitis.

Una de les afecciones oculares más comunes en verano es la conjuntivitis irritativa. La conjuntivitis es la inflamación de la conjuntiva. La conjuntiva es una membrana muy fina transparente que recubre la parte del globo ocular y la parte interna de los párpados.

De conjuntivitis hay de diferentes tipos; pero la más habitual en esta época del año es la irritativa. El agua de las piscinas contiene productos químicos que pueden ser muy irritantes para nuestros ojos. El síntoma más común son los ojos rojos. Además de picores, escozor, sensación de cuerpo extraño, inflamación de los párpados, lagrimeo…

La conjuntivitis irritativa acostumbra a resolverse cuando dejamos de estar en contacto con la causa irritante. Podemos ayudar a que las molestias sean menores y se resuelva más rápidamente lavando bien los ojos y utilizando lágrimas artificiales. Si, pasados unos días las molestias persisten, lo más recomendable es visitar al oftalmólogo. Así podrá valorar el caso y, si fuera necesario, iniciar un tratamiento con colirios antiinflamatorios o lo que fuera necesario.

Para evitarla, desde Rafat Casafont Oftalmòlegs os aconsejamos usar gafas de agua para la pisicina. Y gafas de buceo para la playa. ¡Una buena protección es el primer paso de una prevención eficaz!